Hernia abdominal en deportes de fuerza. ¿La gran desconocida?

Hernia abdominal

Comparte con un amigo :)

Innumerables veces hemos escuchado el término ¨hernia¨ pero, ¿qué sabemos sobre ella? ¿cómo nos afecta en el deporte que realizamos?

¡Pero la más importante¡, ¿Cómo aparecen?, ¿el cinturón es la solución a esta?

Otra de las preguntas que nos podemos llegar a hacer es ¿la Maniobra de Valsalva no la tengo que hacer con el fin de evitar la aparición de estas?

En este artículo contestaremos todas estas preguntas, además, indagaremos en los tipos de hernias, su aparición y las conclusiones a las que hemos llegado a partir de la revisión de diferentes estudios sobre estas.

¡SÍGUEME!

Definición y tipos. Las más comunes.

La definimos como una protrusión de un órgano fuera de su cavidad en la que está alojado normalmente. Simplemente es cuando algún órgano (inguinal explicada posteriormente) o hueso (ejemplo hernia discal L5, S1) tiene un desplazamiento anormal del lugar donde debería estar ubicado.

  • Inguinal.

Es la más común de la pared abdominal directa1 e indirectamente2 tanto en adultos como en niños. Debemos destacar que hasta el 15% de los atletas que refieren pubalgia3 derivan en la de este tipo. Además de la estrecha relación de este tipo de hernia con el descenso testicular en varones y en mujeres la migración del ligamento redondo4 con la persistencia del proceso peritoneo vaginal5.

(Tomografía tomada en plano axial)
  • Femoral.

Este tipo es menos frecuente que la inguinal. Se produce cuando el contenido peritoneal penetra en el canal femoral junto con la arteria y la vena femoral. Esta región se forma con el ligamento inguinal hacia arriba, el borde medial del musculo aductor hacia dentro, el sartorio hacia fuera y los psoas ilíaco, pectíneo y aductor largo haciendo de piso (suelo). A veces en una evaluación clínica resulta mas complicado diferenciarla o distinguirla de la hernia inguinal.

page3image22495648
(Tomografía tomada en plano axial)
  • Lumbar.

A diferencia de las anteriores, esta, puede producirse por puntos débiles en la pared abdominal posterolateral. Entre los puntos débiles (entre otros) podemos asociar el triángulo lumbar superior (limitado hacia arriba por la duodécima costilla, hacia adentro por el músculo cuadrado lumbar, lateralmente por el músculo oblicuo interno y hacia atrás por el músculo espinal) y el triángulo interior (confinado por el músculo oblicuo externo en sentido anterior, el músculo dorsal ancho en sentido posterior y la cresta iliaca en sentido inferior).

Entre los síntomas tenemos dolor lumbar. Pueden ser variables y confusos. En su mayoría estas hernias son adquiridas de forma espontánea (el 50%)

(Triángulo lumbar inferior, ¨petit¨)
  • De Spiegel.

Hernia ventral poco frecuente producida por un defecto en la aponeurosis de los músculos oblicuo interno y trasverso abdominal. Inferior al ombligo y casi siempre se encuentra justo por encima de los vasos epigástricos inferiores perforando la pared del abdomen.

  • Ventral.

Incluye todas las hernias de la pared abdominal en su región anterior y lateral (umbilicales6, epigástricas e hipogástricas).

hernia-spiegel - IOCir

¿Qué sabemos sobre la hernia abdominal? Maniobra de Valsalva.

Centrémonos en este tipo de hernia de las anteriores mencionadas.

Diversos factores como debilidad en la pared abdominal a nivel muscular o provocada por una cirugía predisponen la aparición de estas. Otros factores como la mala alimentación, el alcohol, tabaco y hábitos no saludables también puede facilitar la aparición ya que, de manera directa, estos factores, afectan a nuestra musculatura.

Todo el conjunto de hernias, normalmente, aparecen por una presión intraabdominal anormal o ¨más acentuada¨ la cual genera que la pared abdominal, por la parte debilitada antes mencionada, se rompa generando una eventración7 o una hernia de abdomen 8. Las causas más comunes de aparición son la obesidad, edad, la tos crónica y la ascitis9.

Pero hablemos de hernia abdominal en deportes de fuerza, más en concreto de su aparición.

Todo buen deportista de esta disciplina, ya sea trabajo de Power, Halterofilia e Hipertrofia (entre otros) conoce muy bien la Maniobra de Valsalva10 y la importancia en este tipo de deportes a la hora de ejecutar el movimiento. No obstante, esta técnica es utilidad en multitud de otros deportes con el fin de ganar estabilidad en el core, mantener el raquis en una determinada posición para hacer un movimiento, etc.

¿Pero por qué la Maniobra de Valsalva influye en la aparición de la Hernia?

Si bien, como hemos comentado antes, las hernias suelen aparecer por una presión intraabdominal anormal, cuando realizamos esta técnica aumentamos mucho esta presión con el fin de estabilizar la columna ejerciendo ¨fuerza¨ sobre ella con ese aire mantenido dentro de nuestra zona abdominal. Pero, y este aire mantenido a alta presión dentro de nuestro abdomen, ¿solo ejerce fuerza sobre nuestro raquis? No. De ahí que la maniobra influya en la aparición de la hernia de abdomen en concreto ya que esta presión intraabdominal genera en el abdomen una tensión que puede llegar a generar una rotura de la pared abdominal y con ello una Hernia de abdomen o Eventración.

Esto no quiere decir que todo deportista de Halterofilia, Power… sea propenso a ello, sino que en caso de cumplir los factores antes mencionados (que generan debilidad en la pared muscular) tienen mayor riesgo.

Pero entonces, ¿Utilizamos la Valsalva para un levantamiento?

Si, debemos de utilizarla, sobre todo con cargas máximas o bastantes pesadas ya que nos protegerá de posibles lesiones o en otros casos disminuirá la lesión.

Entonces, ¿basta con ponerse en cinturón y despreocuparse por la aparición de una hernia? No, Al contrario. Al utilizar el cinturón aumentamos nuestra presión intraabdominal y con ello tenemos mayor riesgo aparición de la eventración. El cinturón es un buen elemento indispensable de ¨ayuda¨ a la hora de realizar nuestros levantamientos.

Relación de hernia abdominal y deporte de fuerza.

¿En qué ejercicios podemos encontrar un mayor riesgo para su aparición?

Partiendo de la base de que esta zona está en constante trabajo, incluso en minutos previos a ese levantamiento (en la activación previa al mismo), no podemos aislar toda esta musculatura.

Debemos de tener claro que esta zona, esté debilitada o no, es uno de los factores más importantes tanto en un levantamiento como en nuestra vida diaria debido a su implicación desde tareas cotidianas (por ejemplo, estabilizarnos tras tropezar) o ayudar en el control motor necesario en un ejercicio (por ejemplo, una sentadilla).

Tras esta breve introducción, te cuento toda la relación que tiene con el deporte de fuerza.

Como ya sabemos esta presión intraabdominal ejercida en nuestros levantamientos (con o sin cinturón) es soportada, en gran parte, por nuestra pared abdominal pero además de esta presión, éste, debe de ser capaz de soportar esa tensión cuando el músculo se encuentra en una posición de elongación muscular anormal ejercida por una carga externa.

Me explico con un ejemplo:

Supongamos un deportista medio de Halterofilia el cual ha adquirido buena técnica, en sesiones específicas, pero que debido a una semana de carga en un macrociclo tiene gran cantidad de fatiga acumulada. Esta fatiga le lleva a que el último día de carga, en su último entrenamiento, se produzca una elongación muscular realizando un Snatch (Arrancada) y con ello una hernia abdominal, no obstante, es raro que ocurra debido a que previo a esta semana de carga, sesiones especificas de técnica… ha debido existir un periodo de adaptación, preparación o una buena ¨base hipertrófica¨ la cual disminuye el riesgo de aparición. Pero, ¿por qué con este movimiento en concreto? Veamos la siguiente imagen:

            Como podemos ver tanto en ese momento de inicio-despegue de la barra del suelo, ese ¨envión¨ propiamente dicho, como en la última parte de subida, la presión intraabdominal sumada con la tensión ejercida por el movimiento en si sumado a la carga levantada crea un gran riesgo de Hernia abdominal. Pero también nos podemos preguntar si, ¿solo ocurre en movimientos que implican gran control motor?, como puede ser un Snatch. La respuesta es un rotundo NO.

Pongamos otro ejemplo más claro y más simple. En este caso nos encontramos con un PowerLifter de nivel medio en cual para mejorar su bloqueo de peso muerto convencional ha decidido incidir y mejorar su hip thrust bilateral. Veamos, en la siguiente imagen, la ejecución de éste ejercicio:

Hip Thrust: The Most Important Exercise You're Not Doing | STACK

            Como podemos observar el ejercicio nos ayuda a mejorar ese ¨caderazo¨ necesario a la hora del bloqueo (entre otros factores) pero por otro lado la tensión ejercida en el abdomen para poder elevar esta carga del suelo es muy grande de modo que si lo hacemos de forma descontrolada tendremos mayor riesgo de lesión tanto a nivel abdominal como cervical, en caso de ejecutar bien este movimiento. Pudiendo aumentar el riesgo si vamos a cargas más elevadas y cercanas a nuestro RM de este ejercicio.

            Como podemos ver en estos dos ejemplos anteriores el riesgo de aparición de cualquier tipo de hernia abdominal para deportistas, los cuales no dedican sesiones específicas o no introducen trabajo especifico de esta zona en sus sesiones, es mayor.

Prevención.

¿Qué podemos hacer?

Pues bien, esta era la pregunta que habría que hacerse.

Primero debemos saber del punto del cual partimos, con esto nos referimos a si hemos tenido una cirugía en la zona abdominal (por ejemplo), si cumplimos factores que faciliten la aparición de hernias. Si cumplimos alguno de estos factores deberemos consultar a nuestro medico y seguir sus indicaciones. En caso contrario, si solo cumplimos factores que puedan aumentar el riesgo de rotura abdominal deberemos de cambiarlos, evitarlos, antes de realizar entrenamientos de fuerza, con ello disminuiremos el riesgo de este tipo de lesión.

El segundo paso sería realizar ejercicios específicos con el fin de fortalecer esta zona en sesiones específicas para trabajo de core (por ejemplo) o incluso como trabajo accesorio en sesiones.

El tercer paso es incluirlos en nuestras sesiones en las partes de calentamiento, activaciones… con el fin de activar esta musculatura lo que nos ayudará tanto a los levantamientos como a disminuir el riesgo de lesión.

A continuación, podemos ver un esquema con todos los pasos el cual nos ayudará a guiarnos y a analizar nuestra situación:

¿Empezamos a entrenar sin más?

Volvemos a valorar del punto del cual partimos deportivamente, ¿qué quiero decir con esto? que nos hagamos las siguientes preguntas:

  • ¿Somos principiantes en ese deporte?
  • ¿Qué nivel de técnica tengo de ese movimiento?
  • ¿Introduzco el trabajo de esta musculatura en mis sesiones de entrenamiento?
  • ¿Trabajo en sesiones específicas esta musculatura?
  • ¿Noto debilidad en esta zona?

Entre otras, ¿que soluciones podríamos adoptar?

Como ya hemos hablado a lo largo de todo el artículo el trabajo de esta zona tanto con carga externa como sin ella es vital para disminuir el riesgo de lesión en esta zona, sobre todo para deportes de fuerza. Debemos de ser conscientes a la hora de los levantamientos de la ACTIVACIÓN EFECTIVA de esta zona, ¿qué quiero decir?, focalizarnos en ella y ser conscientes de su activación.

Muchas veces hemos escuchado las palabras ¨hay que subir en bloque¨ o ¨debes de ser un bloque, sobre todo en la zona abdominal¨, pero ¿cómo lo conseguimos? Volvamos a la activación del párrafo anterior.

En ese trabajo de activación podríamos incluir planchas frontales de no más de diez o veinte segundos, con el fin de activar toda la zona core (como ya sabemos se incluye la zona del abdomen dentro de esta) o en los calentamientos hacerlo de la misma forma.

Pero podríamos preguntarnos, ¿por qué de solo entre diez y veinte segundos? Pues bien, debemos de conocer la finalidad de la activación. Recordar que lo que queremos conseguir es ACTIVAR esta zona sin llegar a FATIGARLA o trabajarla de manera excesiva. Es más, también debemos de saber que esta zona la utilizamos a menudo con el fin de estabilizar o controlar movimientos, me explico más claramente con un pequeño ejemplo:

            Subiendo los escalones de casa tropezamos y rápidamente colocamos el otro pie, moviendo el troco a la vez para colocar la mano en la baranda y no caernos. ¿Cuánto ha durado esto? Apliquemos esto a un levantamiento, ¿cuánto va a durar este? Normalmente no más de 10 segundos, ¿verdad? De ahí el trabajo en estos rangos de tiempo.

¿Trabajo de hipopresivos?

Otra de técnicas que podemos usar para mejorar o disminuir el riesgo de esta patología sería esta serie de ejercicios. Recordemos que este tipo de ejercicios ayudan a mejorar nuestra higiene postural, salud respiratoria, vascular, metabólico y sexual. No obstante, nos quedamos con el aspecto más importante para este artículo y es que no aumentan la presión intraabdominal disminuyendo el riesgo.

Conclusión.

Ahora que sabemos un poco más sobre este tipo de patologías, ¿tenemos que tener cierto ¨miedo¨ a entrenar por la aparición de estas? En absoluto. El fin de este artículo no es ese. No es otro que informar de que es un tipo de patología poco conocida en deportes de fuerza pero que tiene gran importancia ya que su aparición, cumpliendo los factores de riesgo nombrados antes, es fácil.

¿Debemos de tener miedo a ejercer presión intraabdominal? Con esta pregunta os genero otra, ¿estornudáis? Si, es simple. Obviando la contestación, debemos saber que hay más riesgo de aparición de hernia en un estornudo que un levantamiento de fuerza. ¿Por qué? Recordar cuando hablábamos de la ACTIVACIÓN EFECTIVA previa a un levantamiento, entre otros factores sería uno de los más influyentes no existentes en este gesto cotidiano como es el estornudo. También podemos destacar nuestra predisposición al levantamiento, lo que ello genera, esa activación de la musculatura que no solo se aísla a un musculo en concreto, sino que se generaliza en todo el cuerpo.

Se rompe la garganta por aguantar un estornudo – Actualidades Online

Pongamos otro ejemplo, supongamos que en vez de un estornudo lo que hacemos es levantar una caja del suelo en una mudanza. ¿Creéis que nuestra predisposición a levantar esa caja u objeto del suelo (pesado) será la misma que a la hora de realizar un levantamiento? Os dejo responder a vosotros mismos.

En el apartado de tipos de hernias, entre la femoral y la inguinal la confusión que estas pueden llegar a crear podemos verla a la hora de búsqueda de imágenes sobre estas. Solo he encontrado imágenes representativas de estas por tomografía.

En la búsqueda de información sobre las diferentes hernias y deportes de fuerza encontramos una clara falta de información con relación de esta patología y deporte. Supongamos que hemos sido afectados por esta y nos hacemos las siguientes preguntas: Y ahora, ¿qué puedo hacer?, ¿qué tipos de deportes puedo realizar?, ¿Sigo entrenando con la misma intensidad? entre otras. La finalidad de este post no es otra que ayudar a responder estas preguntas. No obstante, debemos saber que cada deportista es diferente y que el entrenamiento para cada uno de ellos debe de ser diferente e individualizado.

Desde la experiencia con esta patología a raíz de una operación previa en la zona abdominal, recomiendo reposo activo sin cargas externas, al menos, durante 6-8 meses post operación y a partir de ahí fortalecimiento con cargas externas progresivo de esta zona y en general. Siempre con autorización y seguimiento periódico con especialista tanto medico como deportivo. A partir de ahí aumentar las cargas progresivamente, pero conscientes de nuestros ¨puntos débiles¨.

En mi opinión debemos de ser conscientes de las sensaciones más que de otro factor a la hora de entrenar con esta patología.

Bibliografía.

  • Minian, I. Z., Valdivia, G. G., Arredondo, E. R., & Miranda, A. (2011). Evaluación. Resultados a 16 años de las dos técnicas más comunes de hernioplastía inguinal abierta. Cirujano general33(2), 79-85.
  • Matzke, G., Espil, G., Alferes, J. D. R., Larrañaga, N., Oyarzún, A., & Kozima, S. (2017). Un recorrido por la pared abdominal: evaluación de las hernias por tomografía computada multidetector. Revista argentina de radiología81(1), 39-49.
  • Romaguera, A. R., Boscá, C. P., Fernández, A. R., & Casares, E. F. (2007). Beneficios del ejercicio físico en la recuperación del paciente intervenido de Bricker. Enfuro, (102), 32-41.
  • Correa Pérez, S., Espinoza Jiménez, V., Martínez Molina, R., Morales Arratia, E., & Ureta Carrasco, E. (2019). Aplicación tardía de ejercicios de activación del transverso abdominal para la resolución de la diástasis abdominal en mujeres post parto mayor a 6 meses (Doctoral dissertation, Universidad Gabriela Mistral).

Glosario de Términos.

  1. Hernia inguinal Directa: Media a los vasos epigástricos.
  2. Hernia inguinal Indirecta: Dentro del canal inguinal, lateral a los vasos epigástricos.
  3. Pubalgia: Serie de lesiones que afectan a diferentes grupos musculares de la zona inguinal y se manifiesta en forma de dolor en el pubis.
  4. Ligamento redondo del útero: Bandas musculares que nacen a cada lado de la pared lateral del fondo, por debajo (un poco) y por delante de la inserción de las Trompas de Falopio.
  5. Proceso peritoneo vaginal: Conducto peritoneo vaginal (CPV) que se desarrolla durante el tercer mes de gestación como una prolongación del peritoneo parietal a través del anillo inguinal profundo.
  6. Umbilicales: Generadas a partir de una protrusión del contenido abdominal a través del anillo umbilical. Son habituales teniendo diferentes tamaños.
  7. Eventración: Son protrusiones subcutáneas del contenido intraabdominal a través de la pared abdominal como consecuencia de una intervención quirúrgica.
  8. Hernia de Abdomen: Consisten en la protrusión del contenido abdominal a través de una debilidad anatómica, en este caso muscular.
  9. Ascitis: Acumulación de líquido seroso en la cavidad peritoneal.
  10. Maniobra de Valsalva: Término apodado por el médico italiano Antonio María Valsalva que consiste en exhalar aire con la glotis cerrada o con la boca y la nariz cerradas con el fin de crear presión intraabdominal, aunque su intención inicial fuera la de crear una forma de expulsar pus del oído medio.

Comparte con un amigo :)

1 comentario en “Hernia abdominal en deportes de fuerza. ¿La gran desconocida?

  1. Buen artículo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responsable: RV STRENGTH S.C.
Finalidad: Responder a los comentarios.
Derechos: Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación o suprimir los datos de este formulario así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.
Información adicional: En la Política de Privacidad de rvstrength.com encontrarás información adicional sobre la recopilación y el uso de su información personal por parte de RV STRENGTH S.C. incluida información sobre acceso, rectificación, eliminación, seguridad y otros temas.