PORQUÉ EL USO DE AAS Y SARMS SE DEBERÍA SANCIONAR DE POR VIDA EN IPF

uso de ass y sarms doping

Todos tenemos claro que, si haces trampas en AEP con el tema del dopaje, y te pillan, te vas a llevar una sanción de, al menos, unos cuantos años sin competir. Está claro que, aparentemente, es una respuesta justa y contundente, pero hoy quiero que nos preguntemos si es suficiente.

Es importante que planteemos esta controversia, ya que algunas de estas sustancias pueden inducir ventajas competitivas permanentes en sus usuarios, haciendo insuficiente la penalización contemplada. Tal vez el estar unos años sin competir, no sirva en absoluto para restituir la igualdad y el juego limpio en la práctica deportiva.

En este artículo te explico cómo se ha demostrado que esa famosa creencia de “quien tuvo retuvo” o “no te preocupes que recuperar es más fácil que ganar” es absolutamente cierta. El haber estado más fuerte en el pasado, va a resultar más fácil ser más fuerte mañana. Como te he adelantado, en el caso de que uses “ayudas” para llegar a determinado desarrollo muscular, te quedarás con dicha ventaja aun cuando cese su uso. Por ello, a través de un análisis del funcionamiento de la memoria muscular y como cambia tu musculo cuando usas anabolizantes, vamos a ver por qué deberíamos replantear esta normativa.

¿CÓMO SE SANCIONA EL DOPAJE EN IPF?

En el Reglamento Antidopaje aplicable a la AEP, Implementado en la Asamblea General de la IPF, celebrada el 2 de noviembre del 2014 en Aurora, Estados Unidos de América, se prevé toda la normativa específica aplicable a nuestro deporte sobre el uso de sustancias dopantes.

Concretamente, en su artículo, 4.2 Sobre sustancias y métodos prohibidos identificados en la Lista de Prohibiciones, nos remite directamente a la Lista de sustancias prohibidas de la Agencia Mundial Anti-Dopaje (WADA), donde se contempla el uso de Esteroides anabolizantes androgénicos (AAS) y Moduladores selectivos del receptor de andrógenos (SARMs) como sustancias especificas prohibidas para los deportistas, dentro y fuera de competición.

Consecuentemente, se establece una penalización en caso de dar positivo por estas sustancias en un control, tal y como se recoge en su artículo 10.2 sobre la sanción por presencia, uso o intento de uso, o posesión de una sustancia o método prohibidos. Así, se fija que el periodo de Suspensión impuesto por una primera infracción de esta norma debe ser de cuatro años como máximo, pudiendo verse disminuida en caso de que se aprecien circunstancias atenuantes, contempladas en la normativa, como falta de intencionalidad.

Asimismo, se prevén otras consecuencias como la sanción económica o retirada de sus logros en competición, pero hoy quiero que nos centremos únicamente en la pena de suspensión. La finalidad de esta pena, más allá de su carácter disuasorio, es doble, en un primer lugar “castiga” al atleta apartándole por un periodo relativamente largo de su deporte y la competición, y, en segundo lugar, trata de restaurar el “fair play” e igualdad que habían sido agraviados por el uso de estas sustancias ergogénicas, esperando a la aclaración de estas y sus metabolitos en el cuerpo del atleta y confiando en eliminar por completo la ventaja competitiva obtenida. En este artículo tenemos que preguntarnos ¿Es esto suficiente?

Para responder a esta pregunta tenemos que dirimir antes 2 cuestiones, primero, cómo funciona la memoria muscular y, segundo, qué alteraciones fisiológicas induce el uso de esteroides en un atleta. Además, tenemos que tener en cuenta que exclusivamente nos estamos refiriendo a sustancias anabolizantes que actúen mediante la unión de estas al receptor de andrógenos (AR) de las células del musculo esquelético, pues otras sustancias dopantes no inducen los cambios fisiológicos permanentes que aquí analizamos.

¿QUÉ ES LA MEMORIA MUSCULAR?

Antes de entrar con esta cuestión, vamos a partir de la premisa de que un mayor desarrollo muscular se correlaciona con una mayor capacidad de ejercer fuerza y es un pilar clave de este deporte. Este es un tema que se ha explicado en múltiples ocasiones y uno de los puntos claves en el trabajo del equipo RV. Dirimida esta cuestión, vamos a analizar cómo funciona la memoria muscular.

En el del musculo esquelético, la memoria muscular puede definirse como aquellas adaptaciones celulares permanentes en el musculo esquelético, derivadas del entrenamiento con cargas, que persisten durante la atrofia inducida por el desentrenamiento y pueden facilitar una mayor y más rápida adaptación futura. La base celular de la memoria muscular no está claramente definida, pero se cree puede estar relacionada con el número de núcleos de las células musculares y/o con cambios epigenéticos en las fibras musculares, o así lo sugieren la mayoría de estudios sobre el tema.

Un primer estudio al que podemos remitirnos para evidenciar esto es “Murach, K. A., Mobley, C. B., Zdunek, C. J., Frick, K. K., Jones, S. R., McCarthy, J. J., … Dungan, C. M. (2020). Muscle memory: myonuclear accretion, maintenance, morphology, and miRNA levels with training and detraining in adult mice. Journal of Cachexia, Sarcopenia and Muscle.”

Lo que se hizo en este estudio fue muscular a roedores a través del entrenamiento, para después inducirles atrofia muscular durante 6 meses de desentrenamiento, y comparar los cambios sufridos en el tejido musculo-esquelético analizado. Su conclusión fue que, si existe esta memoria muscular, mediada por la regulación a la baja del miR-1. Este micro ARN, es muy abundante en el músculo esquelético, reprime los procesos favorables al crecimiento y se regula a la baja de forma consistente y progresiva en respuesta a un estímulo de hipertrofia. Por lo tanto, cuanto menos tengas, mejor.

Imagen 1. modelo propuesto para una memoria muscular celular de la hipertrofia previa.

En un segundo estudio, “R. A., Strauss, J., Cocks, M., Shepherd, S., O’Brien, T. D., van Someren, K. A., Bell, P. G., Murgatroyd, C., Morton, J. P., Stewart, C. E., & Sharples, A. P. (2018). Human Skeletal Muscle Possesses an Epigenetic Memory of Hypertrophy. Scientific reports, 8(1), 1898” los autores descubrieron que cuando los músculos crecen después del entrenamiento, los genes se marcan o desmarcan con etiquetas químicas, un proceso conocido como modificación epigenética. Las etiquetas químicas ordenan al gen que se apague o se encienda sin cambiar el propio ADN. Así llegaron a la conclusión de que el desarrollo muscular previo te pone en una situación de ventaja de cara a volver a ganar masa muscular.

Hasta aquí todo parece razonable, la ciencia confirma algo que se llevaba diciendo desde hace años en los gimnasios y desde luego concuerda con lo que todos hemos experimentado. Por supuesto esta es una ventaja obtenida tras años de entrenamiento y trabajo que en ningún caso vulnera la igualdad y valores del deporte, pero quiero que tengamos claro que “el haber estado más fuerte antes, te hará más fácil volver a serlo”. Esta es la principal conclusión a la que quiero llegar respecto a la memoria muscular.

Ahora bien, esta ventaja se puede conseguir, de manera natural con más años de entrenamiento, o haciendo trampas.

¿QUÉ VENTAJAS PERMANENTES NOS DAN LOS ESTEROIDES?

Con base en lo anterior, ya vamos viendo que el haber llegado a un elevado nivel de masa muscular gracias al uso de AAS, te puedo poner en una situación ventajosa, pero ahora vamos a lo importante, analizaremos qué cambios permanentes pueden inducir estas sustancias en tu cuerpo.

Primero analizaremos los resultados de este estudio Egner, I. M., Bruusgaard, J. C., Eftestøl, E., & Gundersen, K. (2013). A cellular memory mechanism aids overload hypertrophy in muscle long after an episodic exposure to anabolic steroids. The Journal of physiology, 591(24), 6221–6230.”

En el estudio se partía también de la premisa de que el entrenamiento de fuerza previo, con o sin el uso de esteroides anabólicos, facilita la posterior readquisición de masa muscular incluso después de largos períodos de inactividad. Basándose en la microscopía in vivo y ex vivo, los científicos proponen un mecanismo de memoria celular que reside en las células musculares. Se trató a ratones hembra con propionato de testosterona durante 14 días, induciendo un aumento del 66% en el número de núcleos musculares y un aumento del 77% en el área de la sección transversal de las fibras. Tres semanas después de retirar el fármaco, el tamaño de las fibras se redujo al mismo nivel que en los animales tratados de forma simulada, pero el número de núcleos se mantuvo elevado durante al menos 3 meses (>10% de la vida del ratón). En este tiempo, cuando los músculos ricos en núcleos celulares fueron expuestos a una sobrecarga-ejercicio durante 6 días, el área de la sección transversal de las fibras aumentó en un 31%, mientras que los músculos de control no crecieron significativamente. La conclusión a la que se llegó en el estudio es que el elevado y duradero número de núcleos constituye una memoria celular que facilita la posterior hipertrofia muscular por sobrecarga. Ellos mismos sugieren en el estudio que sus hallazgos deberían tener consecuencias para el tiempo de exclusión de los infractores del dopaje.

Imagen 2. El efecto de la administración previa de esteroides anabólicos sobre el número de núcleos de mionúcleos por fibra encontrados en las secciones transversales (CS; A) y el área de la sección transversal de la fibra (CSA; B).
Imagen 3. Las imágenes in vivo demostraron que la administración previa de esteroides anabólicos aumentó el número de mionúcleos por mm de fibra (A y B) y potenció una posterior respuesta de hipertrofia a la sobrecarga en los músculos EDL (A y C).

Vamos ahora con el último estudio del artículo, donde también se analizaron los cambios permanentes en el músculo, esta vez, de manera absolutamente específica, en powerlifters. “Eriksson, A., Kadi, F., Malm, C., & Thornell, L. E. (2005). Skeletal muscle morphology in power-lifters with and without anabolic steroids. Histochemistry and cell biology, 124(2), 167–175.”

En este estudio se comparó el aspecto morfológico del músculo vasto lateral (VL) de powerlifters de alto nivel que tomaban esteroides anabólicos a largo plazo (PAS) y de powerlifters que nunca tomaban esteroides anabólicos (P). Se compararon los efectos de la suplementación a largo y corto plazo. Se realizaron investigaciones enzimoinmunohistoquímicas para evaluar la composición del tipo de fibra muscular, el área de la fibra, el número de núcleos por fibra, los núcleos internos, los dominios mionucleares y la proporción de células satélite.

Los, nada sorprendentes, resultados fueron que, el grupo PAS tenía áreas de fibras de tipo I, IIA, IIAB y IIC más grandes y el número de núcleos por fibra y la proporción de núcleos centrales fueron significativamente mayores también. Además, en VL, el grupo PAS tenía dominios nucleares significativamente mayores en las fibras que contenían > o = 5 núcleos. Los resultados de la AS en la morfología de la VL en este estudio fueron similares a los efectos a corto plazo de la AS en la VL que se habían comunicado anteriormente. Los efectos iniciales de la AS parecen mantenerse durante varios años.

Imagen 4. Cortes transversales inmunotransparentes de un sujeto PAS (A y C) y dos sujetos P (B, D, E y F).

CONCLUSIONES

Si un atleta utiliza AAS o SARMs para mejorar su rendimiento y aumentar su masa muscular, su músculo conservará alteraciones fisiológicas beneficiosas inducidas por ese crecimiento anterior. Si se descubre al atleta y se le impone una suspensión temporal, la sanción prevista no será en absoluto adecuada para lograr el fin perseguido, ya que estos atletas seguirán teniendo ventaja sobre sus competidores a pesar de haber dejado de usar estas sustancias.

A raíz de esto, conviene abrir el debate, dentro de la comunidad de powerlifting, sobre la adecuación o posible revisión de estas sanciones en la IPF, en pro de la salvaguarda de la justicia, igualdad y valores del deporte que, estoy seguro, la mayoría de los lectores y deportistas defendemos.

7 comentarios en “PORQUÉ EL USO DE AAS Y SARMS SE DEBERÍA SANCIONAR DE POR VIDA EN IPF

  1. Muy interesante el artículo, me encanta este contenido. Llevo tiempo esperando que se le diese visibilidad a estos temas. Seguro que la AEP recibe este tipo de informaciones con los brazos abiertos.

  2. Buenísimo el post, con muchísima información. Estoy de acuerdo en que deberían regular esto un poco mejor, no es justo que aunque los dos atletas se estén preparando igual, uno de ellos vaya con ventaja por ir con sustancias dopantes recientes o de hace tiempo.

  3. Un artículo muy interesante.
    Sin duda, teniendo en cuenta esto, habría que revisar el tiempo de sanción para estos atletas que utilizan “ayudas” en las competiciones, dado que, tal y como dice el artículo, si no se adecua bien el tiempo de la sanción a los efectos de la sustancia dopante, seguiría disponiendo de la misma ventaja que al principio.

  4. Muy currado

  5. Muy bueno. Más artículos así por favor!

  6. Muy bueno en mi opinión quien sea pillado debería multarse y que no pueda volver a competir nunca más en powerlifting y que ni pueda competir en otras federaciones o otros deportes a nivel nacional e internacional para que se les quite esa bobada de estar haciendo trampas y hacerse los listos

  7. Buen post, muy interesante!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *