PROTECTOR BUCAL PARA MEJORAR TU FUERZA

Bucal powerlifting

Hoy vamos a conocer en profundidad uno de los materiales más novedosos y que se están viendo con mayor frecuencia entre el deporte de fuerza de competición, especialmente en strongman. Este material es el protector bucal.  

El protector bucal es un elemento utilizado por la gran mayoría de atletas en deportes de contacto, o en otros deportes de equipo como el rugby, enfocado, como su nombre indica, a la protección de la boca por los posibles golpes en la zona. 

Y ahora mismo estarás preguntándote: si en el powerlifting o en el strongman es prácticamente imposible que sufras un golpe en la boca, ¿qué sentido tiene utilizar un protector bucal? 

A continuación os mostramos los beneficios más conocidos del protector bucal con respecto al entrenamiento de fuerza: 

  • Alineación de la mandíbula. Investigaciones afirman que el hecho de apretar la mandíbula con el uso de un protector bucal, ayuda a alinear el resto de segmentos corporales, lo que favorecería la estabilidad en los levantamientos. 
  • Prevención de daño sobre el esmalte de los dientes y de dolor de cabeza por excesiva tensión mandibular. El hecho de apretar los dientes, un gesto natural cuando hacemos un esfuerzo máximo, sin tener la protección del bucal, puede causar estos daños, por lo que usar el protector tendría esta función preventiva. 
  • Aumento de la agresividad. Al usar protector bucal, atletas afirmaron que sentían una mayor “agresividad” o activación, algo que puede ser positivo de cara a la concentración en un levantamiento o actividad de fuerza máxima, y por tanto formar parte de todo ese lenguaje corporal del que hemos hablado anteriormente. Aumentar esa agresividad, esa confianza, va a ser clave de cara al rendimiento. 

Y por último el beneficio más importante de todos, y es que se ha demostrado que apretar los dientes puede aumentar un 10% la producción de fuerza.

Este último beneficio se relaciona con el hecho de apretar los dientes, que como decíamos, es un gesto natural cuando hacemos un esfuerzo máximo, y esto es algo que a priori no tiene por qué ir relacionado con el uso de protector bucal (aunque sí con el hecho de que si apretamos los dientes sin protector, como veíamos anteriormente, puede provocar daño sobre el esmalte de los dientes).

Pero es que el uso de protector bucal, va a hacer que tengamos una mayor tendencia a apretar los dientes al actuar como un estímulo kinestésico, al igual que pasa con la conexión mente-músculo cuando tocamos un músculo a la vez que se está ejercitando, lo que hará que ante un esfuerzo máximo, en vez de tender a gritar y por tanto abrir la boca, al tener el protector, apretemos fuerte los dientes, y por tanto aprovechemos mejor los beneficios de la mordida. 

Todo esto se conocía desde hace bastante tiempo, sabíamos que había bastantes “pros” que tentaban a usar el protector bucal para levantar peso. Pero en la otra parte de la balanza, había un gran “contra” que tapaba todo lo hablado anteriormente. 

Yo empecé a utilizar el bucal hace 3 años, cuando leí todos estos beneficios pensé: “buah, necesito comprarme un bucal, esto va a llevar mi rendimiento un paso más allá”, pero nada más lejos de la realidad, como os decía, me choqué con un perjuicio del bucal que acababa con todos los beneficios que había leído. 

Esta desventaja era la dificultad para respirar. Como sabemos, la respiración está relacionada directamente con la fuerza. Poder conseguir un buen flujo respiratorio, va a permitir que mejoremos nuestra presión intraabdominal y por tanto consigamos un aumento del rendimiento (esto da para otro artículo). 

Y cuando usábamos protector bucal, encontrábamos que debido a la salivación que producía, el hecho de que el bucal estuviese sobre los maxilares superiores, y que por tanto, por la acción de la gravedad, tendiese a descolgarse al abrir la boca y taponase el flujo de aire, más la restricción de espacio para respirar por la boca, hacía que tuviésemos una sensación incómoda, y que o no fuésemos capaces de llenarnos de aire, o tardásemos demasiado tiempo en hacerlo.

Cuando tienes 300kg encima, cada detalle cuenta, y cada segundo es oro. El hecho de no sentirte cómodo con la respiración, y de tardar más en llenarte, hacía que tu rendimiento cayese ante esos estímulos máximos. 

Pero gracias a los avances en el material en el mundo de la fuerza, desde hace un tiempo, se ha creado el tipo de bucal que os traemos a continuación: 

Como podemos ver, es un bucal para maxilar inferior, lo que hace que la gravedad no ayude a que se nos baje de la zona superior, taponando la entrada de aire. 

Por otro lado, en la zona anterior, no tiene soporte o protección para los dientes, solo actúa sobre los dientes molares, orientado a esa presión en la mordida. Esto hace que no sea un bucal orientado al resto de deportes que requieran protección, ya que no cubre dicha función. 

El hecho de no actuar sobre la zona anterior permite que no dificulte la respiración (incluso se puede hablar con él puesto sin problema). 

Por todo esto, tenemos el bucal perfecto para el entrenamiento de fuerza, ya que nos va a permitir todos los beneficios de la mordida de cara al rendimiento, sin los perjuicios asociados a la respiración. 

Personalmente llevo utilizando este bucal desde Marzo, y las sensaciones son buenísimas. Ha formado parte de mi en cada entrenamiento pesado, y he conseguido sacarle un mayor partido a la mordida, sin los perjuicios que encontraba en los bucales convencionales. 

Y en mi caso, soy una persona que saliva mucho, por lo que el bucal convencional me perjudicaba mucho en este caso, haciendo que tuviese que estar quitándolo y poniéndolo constantemente, incapacitándome también para hablar con él puesto. 

Podéis encontrar estos bucales de la marca NewAge en su web o en Amazon, y también podéis optar por marcas “blancas” de otros fabricantes, aunque todavía son difíciles de ver o encontrar.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *