Las 5 claves para tu primera competición de powerlifting

Las 5 claves que debes conocer en tu primera competición de powerlifting

La primera competición, es uno de los momentos más importantes de cualquier atleta, todos recordamos nuestro debut, sea el deporte que sea, y además, en powerlifting, me atrevería a decir que es uno de los momentos más críticos, un punto de inflexión que va a marcar tu enfoque y actitud hacia el deporte y el entrenamiento.

La primera competición puede ser recordada, como en mi caso, como un día feliz, especial, que hizo que me terminarse de enganchar al Powerlifting. Consiguió que a partir de ahí mi compromiso y dedicación aumentasen, y viviese el entrenamiento como un atleta.

Pero también, en estos años de experiencia, hemos visto muchos atletas cuyo recuerdo de su debut no ha sido exactamente éste. Sino que lo vivieron como un mal día, en el que gestionaron mal los nervios, las expectativas, que no consiguieron los resultados que esperaban o incluso blanquearon, y que al contrario de engancharse al entrenamiento, terminaron por decidir que la competición no les llamaba la atención y que el Powerlifting no era eso que esperaban.

Que tu debut coja una dirección u otra, dependerá por supuesto de la suerte, incluso de tus características personales, tu carácter, tu personalidad, pero en gran parte, casi al 100% me atrevería a decir, va a depender de como hayas gestionado las semanas previas y el propio día de la competición.

Para ello, basado en mi experiencia como atleta y entrenador en estos 9 años en Powerlifting, en este artículo, te traigo 5 consejos para que vayas totalmente preparado a tu primera competición, y conseguir que este sea un punto de inflexión en tu carrera como atleta.

1. Haz tus deberes, conoce el reglamento.

¿Te imaginas ir a jugar un partido de fútbol y no conocer en qué consiste el fuera de juego? Pues hay muchos atletas que llegan a su primera competición sin conocer qué es motivo de nulo, las órdenes de los jueces, o cuantas horas antes de empezar la competición se hace el pesaje.

Es muy importante como atleta, que seas responsable y, como dice este primer consejo, hagas tus deberes. Entra en la web de tu federación, descarga el reglamento, y léelo en profundidad, asegúrate de que conoces el reglamento de cabo a rabo.

Esto va a hacer que tus nervios se calmen, ya sabes lo qué tienes que hacer y como lo tienes que hacer. No dependes de nadie que te diga haz esto o deja de hacer aquello. Conoces los tiempos, el equipamiento que puedes utilizar, los estándares que deben cumplir tus levantamientos. Nada te va a sorprender, tu cabeza puede descansar.

2. La competición no es para experimentar, replica lo que has hecho entrenando.

Si normalmente dos horas antes de entrenar realizas una comida con harina de arroz y proteína de suero, y justo antes de entrenar tomas 400mg de cafeína, ¿sábes lo que NO tienes que hacer el día de la competición?, comerte 200 galletas, un paquete de chucherías y dos litros de zumo, con la creencia de que así vas a tener más energía, y tomarte 1 gramo de cafeína porque has visto que nosequién en Instagram hace eso para competir. Acabarás vomitando en el vestuario como hemos visto decenas de veces.

No intentes descubrir la fórmula mágica el día de la competición, y menos, si este es tu debut. Ve a lo seguro, a lo que sabes que te funciona.

Esto se aplica a absolutamente todo lo que implica el entrenamiento y la competición. Número de series y repeticiones en las aproximaciones, en qué momento te pones las rodilleras o el cinturón, la talla de rodilleras que usas, o la música que sueles escuchar. Replica lo que haces cada día en el gimnasio, sin más.

3. Busca un handler de confianza.

De cara a la competición, no es algo obligatorio, pero es muy muy recomendable, especialmente en tu debut, que tengas a alguien que se encargue de controlar el timing, y sobre todo, entregue en mesa los papeles con el siguiente intento después de tus levantamientos. Es tu primera competición, no debes de ir pensando en los rivales ni en estrategias, por lo que no necesitas que tu handler haya estado en cientos de campeonatos y tenga muchísima experiencia. Simplemente ten a alguien que conozca el reglamento, que conozca la competición, y que te conozca a ti, tus RM, tu actitud ante un levantamiento pesado, como sueles levantar, si eres más lento o más explosivo, y sobre todo, que esté dispuesto a estar pendiente de ti durante ese día.

4. No te hagas falsas ilusiones, se conservador con tus intentos y busca el 9/9.

Recuerdo perfectamente mi debut. Como he dicho anteriormente, en general tengo un gran recuerdo de ese día, pero hubo algo que casi emborrona esto. En mi gimnasio, semanas antes de la competición, con material de gimnasio de barrio (discos de goma, barras no olímpicas), había levantado 200kg a 4 repeticiones en sentadilla. Mi objetivo era ir a buscar al menos 215kg. Sin embargo, el día de la competición, cuando empecé a aproximar en la zona de calentamiento, sentí cada intento mucho más pesado de lo habitual. Mi opener era 190kg, los levanté, pero con sufrimiento, y 200kg no conseguí levantarlos ese día.

¿Cuál fue el motivo de esto? Los discos y barras del gimnasio no pesaban lo que ponían, no era material calibrado, y en vez de levantar 200kg, estaba levantando no más de 185.

Con esto, lo que quiero decir, aparte de que peses los discos de tu gimnasio y te asegures al 100% de lo que estás levantando, es que te recomiendo que seas conservador. Ese día vas a estar nervioso, pendiente de mil cosas, fuera de tu zona de confort, y es muy probable que esto te pueda causar una mala pasada. Por eso, el opener (tu primer intento) debe de ser un peso que domines confortablemente, y tu selección de intentos debe ir con el objetivo de hacer 9/9 levantamientos válidos. Una recomendación para esto es que el opener sea un peso con el que puedes realizar 3 repeticiones. 

Oye, esto no quiere decir que no levantes cerca o más de tu máximo, a competir vamos a sufrir y a buscar nuestros límites, pero no pretendas superar tu récord personal por 20kg gracias al hype de la competición. Ten los pies en la tierra.

5. Disfruta, hoy es tu día.

Una vez tienes claro todos estos consejos, has hecho tus deberes, has estudiado y has visualizado como va a ser el gran día, ya solo queda disfrutar.

Recuerda, compites contra y para ti, olvídate de los rivales de categoría, olvídate de lo que ha levantado tu referente en Instagram, y no te añadas presión pensando que le debes nada a nadie.

Disfruta del ambiente de la competición, disfruta de levantar en la tarima, y termina de engancharte a este deporte.

El camino acaba de empezar.

RV

¡Descubre nuestros cursos y alcanza tu máximo potencial en el Powerlifting!

RV
Deja una respuesta